Noticias

El 2 de mayo se celebra el Día Mundial del Acoso Escolar, una jornada cuyo objetivo es concienciar sobre un problema que afecta a miles de jóvenes. El acoso escolar es la forma de maltrato físico o psicológico al que se ve sometido de forma continuada un alumno por parte de sus compañeros. Se trata de un problema que se desarrolla inicialmente en el contexto escolar y su impacto negativo se extiende y afecta a otros ámbitos de la vida de la víctima. Los insultos y agresiones físicas son las formas más habituales de acoso (empujones, collejas, golpes o patadas), seguidas de las diferentes formas de presión psicológica (aislamiento, exclusión y difusión de rumores). Entre las características del acosador destacan los complejos, la baja autoestima o el miedo al rechazo, problemas de inseguridad y problemas familiares o personales, seguidas de la agresividad y el sentimiento de superioridad. Como principales causas del acoso destaca la forma de ser de las víctimas, su aspecto físico, las cosas que dice o hace, los gustos, ser de otra cultura, raza o religión, tener buenas/malas notas, ser nuevo o tener mucho/poco dinero. Por tanto, es evidente que tanto acosador como víctima requieren de una intervención para evitar que la situación se cronifique. Sin embargo, resulta más importante la prevención y la detección temprana, en la que hemos de estar atentos tanto padres y madres como los profesionales. Los padres consultan con frecuencia sobre las señales que pueden indicar que su hijo o hija puede estar sufriendo acoso escolar. En el colegio, por lo general, son niños que están solos en el recreo, son los últimos en ser elegidos por sus compañeros cuando se establecen grupos, participan poco en clase, suelen llegar tarde a primera hora, dicen perder cosas, tienen problemas de concentración o presentan bajo rendimiento académico. En casa se quejan porque no quieren ir al colegio, no suelen ser invitados a cumpleaños, suelen traer cosas rotas, presentan golpes, arañazos, heridas, pierden con frecuencia el material escolar, dejan de ver a los que decían que eran sus amigos, manifiestan cambios temperamentales y de humor sin causa aparente o cambios pronunciados en su personalidad, evitan salir solos de casa y abandonan sin razón actividades que antes les gustaban, cambian los hábitos de dormir y de comer y evitan hablar del colegio o reaccionan negativamente ante cualquier asunto relacionado con los amigos o el colegio. ¿Y cómo prevenir que nuestros hijos sean víctimas de acoso escolar? Para ello es importante que los padres fomentemos la escucha y el diálogo, inculquemos valores de respeto, evitemos la sobreprotección y les enseñemos a resolver problemas. Y también trasmitir a nuestros hijos la tolerancia cero con el acoso, evitando en el grupo la ley del silencio, que hace que sea un hecho tolerado. Desde nuestra consulta, a la que llegan finalmente los afectados a recibir ayuda, conocemos la importancia de dar visibilidad a esta problemática, promoviendo la necesidad de actuar de manera inmediata ante cualquier mínima sospecha de acoso, con el objetivo de minimizar las consecuencias negativas para los niños y sus familias. Ante la mínima sospecha de acoso es fundamental que los padres soliciten la colaboración de los profesores para poner en marcha el protocolo de intervención. La búsqueda de ayuda externa resulta necesaria para valorar y prevenir las consecuencias emocionales derivadas. Una intervención a tiempo logrará establecer la estabilidad, tanto dentro como fuera del colegio.
El periodo vacacional suele vivirse por parte de los padres como una “carga” adicional, debido a la necesidad de tener que planificar las posibles actividades para distribuir el tiempo de los niños. Por ello, desde la Clínica Universitaria queremos facilitar a los padres esta tarea y, para ello, ponemos en marcha el Campus de Verano para niños de edades entre 5 y 12 años. El objetivo general es que los niños aprovechen su tiempo libre jugando y disfrutando, pero a su vez aprendiendo a potenciar el trabajo en grupo, la cooperación, la creatividad, a relacionarse con los demás, a tener un mayor control, una buena gestión emocional… ¡y mucho más! El Campus de Verano tendrá lugar de lunes a viernes durante todo el mes de Julio, en horario de 9:30 a 13:30h y serán los profesionales de la Clínica Universitaria los encargados de impartir las actividades y talleres. Entre otros, se llevará a cabo un taller de habilidades sociales y gestión emocional, un club de estudio, manualidades, cuentacuentos, taller de escritura, taller de lectura, relajación, cine, etc. Las inscripciones podrán realizarse para todo el mes o bien para algún taller o semana en concreto. Todos los padres interesados en que sus hijos se beneficien de estos talleres y actividades pueden informarse a través del correo clinicauniversitaria@umh.es o en el 966658794.

Nuestro equipo está evaluando un programa para el tratamiento del abuso y adicción a los videojuegos en adolescentes. El objetivo del programa es reducir el tiempo de uso de videojuegos, ayudar a controlar el malestar por no jugar y el impulso a hacerlo, así como enseñar técnicas para el mantenimiento de la abstinencia o el uso controlado. El programa es gratuito y está dirigido a adolescentes entre 14 y 16 años que cumplan los criterios para el estudio. Los padres interesados pueden hacer click en este CUESTIONARIO para conocer si la situación de su hijo/a es de adicción.

¿Cómo se trabaja el control de la impulsividad? ¿Y la mejora de la atención? Con mucha frecuencia los padres y madres nos preguntan sobre los progresos en terapia de sus hijos. Para conocer cómo se desarrolla el trabajo en la sesión, en la Clínica Universitaria contamos con una sala de observación con espejo unidireccional. En ella podemos seguir la sesión de terapia sin interferir en el trabajo que se está realizando. En nuestro programa de tratamiento infantil ofrecemos a los padres poder seguir periódicamente una sesión de terapia con su hijo mediante este sistema. El profesional que coordina la intervención en el caso acompaña en ese tiempo a los padres para explicar paso a paso cada técnica que el terapeuta está desarrollando con su hijo. Es importante además para comprender mejor cada aspecto sobre el problema por el que acude con nosotros el niño y para poder aplicar también en casa las pautas que enseñamos en sesión. Todos los padres de los niños que acuden a la Clínica Universitaria y que lo deseen pueden reservar turno de observación en acudiendo a nuestra recepción para dejar sus datos.
El 22 y 23 de marzo nos visita Juan Martos de DELETREA (Madrid) para impartir el seminario “Evaluación e intervención en comunicación y lenguaje en TEA”. En el curso se abordará: 1) El desarrollo de la comunicación en el primer año de vida: El desarrollo típico y el desarrollo en TEA, 2) El desarrollo del lenguaje. La perspectiva del desarrollo normal y el lenguaje en TEA., 3) La evaluación de la comunicación y el lenguaje y finalmente 4) La intervención en comunicación y lenguaje en TEA Estimulación de funciones y modalidades comunicativas, Sistemas alternativos/aumentativos de comunicación, Estrategias y técnicas en los distintos componentes del lenguaje, Intervención en comprensión del lenguaje. Juan Martos es uno de los especialistas en TEA más reconocidos de nuestro país. Más información e inscripciones en clinicauniversitaria@umh.es
Los días 18 y 19 de enero se impartirá desde la Clínica Universitaria un seminario dirigido a profesionales y estudiantes de psicología, educación infantil, educación primaria, pedagogía, logopedia y disciplinas afines, así como a toda aquella persona interesada en conocer el proceso de corrección e interpretación de pruebas neuropsicológicas. Las funciones ejecutivas son una amplia variedad de procesos mentales superiores que suelen aparecer alterados en muchos trastornos del neurodesarrollo, cuadros neurológicos o dificultades del aprendizaje. Es por ello que es importante contar con instrumentos de evaluación adecuados y saber interpretarlos adecuadamente. El objetivo de este seminario es proporcionar a los asistentes conocimientos sobre las pruebas de evaluación neuropsicológica de las funciones ejecutivas en la infancia y adolescencia: qué evalúan, cómo corregirlas y cómo interpretarlas. Concretamente, se conocerá la evaluación, corrección e interpretación de la Evaluación Neuropsicológica de las Funciones Ejecutivas en Niños (ENFEN), el Test de Copia de una Figura Compleja (REY) y el Test de Clasificación de Tarjetas de Wisconsin (WCST). El seminario tendrá una duración de 10 horas, distribuidas el viernes de 16 a 21h y el sábado de 9 a 14h. Los interesados pueden solicitar información o inscribirse en el correo electrónico clinicauniversitaria@umh.es o en el teléfono 96 665 87 94.
Llega diciembre y para muchas familias con niños pequeños que han perdido recientemente a un ser querido, la celebración de la Navidad puede convertirse en un gran desafío. Perder a un ser querido es una de las experiencias más dolorosas que pueden sucedernos. El duelo es un proceso normal y natural, que afecta a personas, familias y parejas. Aunque no requiere de un tiempo exacto de resolución, no deja de afectarnos tanto a nivel físico, emocional, cognitivo, relacional, social y comportamental, llegando a ser un proceso doloroso e incluso en ocasiones, incapacitante. Cuando una persona está en duelo, puede experimentar diversos síntomas siendo los más característicos: tristeza, nostalgia, rabia, sentimientos de impotencia, incredulidad, ansiedad, problemas de sueño, aislamiento social, entre otros. La gravedad de los mismos dependerá del conjunto de variables personales, sociales y circunstanciales en cada caso. Atendiendo a las circunstancias de cada familia, la celebración de la Navidad puede variar, pero tenemos que tener presente que los más pequeños necesitan experimentarla de la forma más normalizada posible. Cuando un niño pasa por una situación de estrés intenso, como la pérdida de un familiar, lo primero que hace es mirar a los ojos del adulto, y conforme éste lo asuma así lo hará él, ya que somos modelos de aprendizaje emocional para ellos. Intentar ocultar o edulcorar la realidad en la que vive el niño, solo provocará que él mismo invente su propia teoría de lo que está sucediendo, ya que intuye que algo ha pasado o cambiado. Hay que tener en cuenta que, en función de la edad, el concepto de muerte varía, y los más pequeños todavía no entienden la irreversibilidad y la universalidad de lo sucedido. Para ello, tenemos que adecuar nuestro discurso en función de la edad evolutiva y las características del niño. Los niños, como nosotros, se encuentran en el mismo proceso de duelo, pero lo expresan y experimentan de modo diferente a los adultos. Las emociones de los niños suelen oscilar, y como ocurre a lo largo de todo el proceso de duelo, es frecuente observar como durante las vacaciones, las reuniones familiares, en los momentos de celebración, o con la llegada de los regalos, los niños pueden pasar por momentos de pena e inmediatamente pasar a concentrarse en jugar, ver la tele o simplemente charlar, siendo éstas conductas absolutamente normales, puesto que los niños tienen esta capacidad para intercambiar estados emocionales con actividades lúdicas, y no pueden mantener las emociones como la pena y la tristeza de forma intensa y tan duradera como nosotros. Buscar apoyo en la familia y amigos, promover una comunicación abierta y sincera y facilitar la expresión de las emociones, ayudará a los más pequeños a obtener el apoyo y la seguridad que necesitan en estos momentos.

Páginas

Noticias

🦸🏻‍♀️🦸🏻Seguimos supervisando el estado emocional de los niños y adolescente
Durante estos días complicados donde hay que quedarse en casa, no detenemos

Contacta

96 665 87 94


Clínica Universitaria UMH
Ed. Hélike, Campus de Elche
Avda. de la Universidad s/n 03202 Elche
clinicauniversitaria@umh.es

Entidades colaboradoras

Redes sociales

       
Go to top